No hubo épica, espera una final (90-82)

12 mayo 2019

El campeón de Eurocup no mostró síntoma de relajación alguna continuó su buen momento de juego ante un Movistar Estudiantes que no pudo en ningún momento con los taronjas. La derrota en Valencia convierte en una final el duelo del próximo domingo 19 de mayo contra Obradoiro Monbus en el WiZink Center.

No hubo épica, espera una final (90-82)

De inicio en Valencia con dos ex taronjas muy aplaudidos por la que fue su afición, Cook y Caner-Medley, con Clavell, Vicedo y Whittington, que dio el susto en la primera defensa del partido, donde Movistar Estudiantes estaba mermado aún sin Brizuela ni Suton. Quedó en eso, en susto. Volvió a pista apenas un minuto después.

4 puntos consecutivos de Vicedo y un triple de Clavell dieron la primera ventaja al Movistar Estu (7-9). Suplía Gentile al capitán, y el italiano se combinaba con Clavell y a Whittington para que el primer cuarto fuera de poder a poder, con corta ventaja colegial: 21-23.  

Seguían jugándose de tú a tú ambos equipos en el segundo cuarto, con Hakanson y Arteaga en pista y Gentile hiperactivo (26-26), aunque Valencia Basket logró una pequeña ventaja que obligó a Berrocal a pararlo a 6:51 para el descanso: 33-28.

Apretó la defensa taronja para secar la anotación estudiantil y tomar ventajas que rondaban la decena (37-29, 41-30…). Clavell y Whittington lograban escapar de la maraña del Valencia Basket, pero la defensa, de nuevo, era el principal problema.

Tobey se hizo el amo y señor de la pintura para, con 16 puntos, poner el 52-40 al descanso. Tocaba mejorar mucho para remontar al campeón de Eurocup.

Empezaban la segunda parte Cook, Clavell, Gentile, Lampropoulos y Whittington, que no lograban frenar al Valencia Basket, que disponía de segundas y terceras oportunidades en ataque para disponer de una ventaja cómoda (58-45).

Clavelito era la referencia ofensiva, y entraban a pista Gentile y Arteaga. El ritmo seguía siendo local, y aunque Gentile logró llevar el partido al barro en su particular duelo con San Emeterio y Cook se combinaba con el pívot conquense, no era suficiente. 69-51 a 3:15 para acabar el cuarto.

La defensa en zona funcionó, pero los rebotes seguían siendo cosa de Valencia Basket, que no decía que no a los regalos ramireños: se iban de 20: 75-55; que fueron 23 al terminar el cuarto: 80-57. Más difícil todavía.

Hakanson, Gentile, Etou, Caner-Medley y Whittington eran el quinteto que iba a luchar por la improbable remontada. No había manera: la primera canasta colegial en este último cuarto llegó tras tres mintos, triple de Nik: 84-60.

Tras la quinta falta personal de Gentile, entraron a pista Vicedo y Cook, a 6:15 para terminar. Probaba todo Movistar Estudiantes, y en los dos últimos minutos logró, a base de más fe que juego y ante un Valencia ya relajado, reducir la diferencia a 10 (88-78, 1:20).

Pero era demasiado tarde y no hubo un milagro que hubiera sido para poner velitas a San Isidro de aquí a 2167. Al final, 90-82. La derrota in extremis de Delteco GBC en Fuenlabrada hace que los colegiales no entren en puestos de descenso, pero el duelo del próximo domingo 19 a las 12:30h en el WiZink Center contra Monbus Obradoiro será toda una final: 10-22 Movistar Estu, 11-21 los compostelanos, 10-22 Delteco…

ESTADÍSTICAS COMPLETAS