LF: Con la cabeza muy alta (63-58)

24 octubre 2020

Movistar Estudiantes hizo sufrir de lo lindo al todopoderoso Perfumerías Avenida en la séptima jornada de Liga Femenina Endesa. Tras un primer cuarto colosal (arranque de 11-17, pero que acabó 20-20), parecía que el pescado estaba vendido cuando en el tercero las salmantinas se fueron de 16, 47-31, imponiendo su dureza física. Pero las “women in black” no se dejaron llevar, se pusieron a uno en ese propio tercer cuarto, y se agarraron al partido con fe y garra para no dejar tranquilas a las 6 veces campeonas hasta la última jugada.

LF: Con la cabeza muy alta (63-58)

Hay maneras de perder, y maneras de perder. Nunca gusta, pero… nos entendemos, ¿no?

Y la manera de perder de Movistar Estudiantes en la cancha del todopoderoso Perfumerías Avenida Salamanca es de las que fastidian un poco menos. Las «women in black» se han ganado el respeto de toda la Liga Femenina Endesa en su regreso a la categoría. Por las cinco victorias anteriores y porque en las dos únicas derrotas han hecho sudar la gota gorda a dos de los cocos de la competición.

63-58 en un partidazo de poder a poder donde Movistar Estudiantes no optó por lo cómodo: dejarse ir cuando Avenida se puso 17 arriba. Este equipo se agarra a los partidos como una lapa.

Gretter, Carter, Alonso de Armiño, Raman y Burani salieron de inicio en Salamanca. 10 años después, Movistar Estudiantes volvía al mítico Wurzburg. Y había ganas. Aunque la primera canasta fue de las locales, las del Ramiro salieron lanzadísimas, con posesiones veloces como el rayo (y no precisamente el vallecano): 6-12 tras apenas 3 minutos. ¡Árbitro, la hora!

Hizo dos faltas Jana Raman, pero entraba Leslie Knight. Mediado el cuarto, lo paraba Roberto Íñiguez para intentar frenar el fulgurante ataque colegial: 11-17. Sirvió, y tras parcial de 7-0, fue Ortego quien lo frenó. El primer cuarto, de poder a poder, no parecía desde luego un enfrentamiento entre el 6 veces campeón de liga y un recién ascendido: 20-20.

En el segundo cuarto se frenó un poco: tras tres minutos, 22-22; 24-24 un minuto después. La iniciativa ya había pasado al Perfumerías Avenida, que poco a poco tomaba ventaja: 34-26 a 2 minutos para el descanso. Habían elevado mucho el nivel físico, pero Movistar Estudiantes no le perdía la cara al partido, intentando jugar con la misma velocidad e intensidad que al principio, aunque con menor acierto.

Tras tiempo muerto, una falta en ataque de Burani y una lucha de Leslie Knight sirvieron para que el gigante local abriera brecha: 38-26. Al descanso el marcador era ya 40-28.

La segunda parte la empezaron Gretter, Carter, Espín, Raman y Da Silva, volviendo a intentar ataques rápidos, aunque sin acierto, chocando contra la dura defensa salmantina, muy física y bien ejecutada: 47-31 tras cuatro minutos. Parecía que el pescado estaba vendido… no dejaba de ser el todopoderoso Avenida contra las recién ascendidas. Pero eso. PARECÍA.

Pero la dupla argentina abrió la lata de los triples para que Movistar Estudiantes se pusiera a diez: 47-37. La lucha por cada balón suelto, con este equipo, se da por sentada, y así no se dejaba irse al Avenida.

¡Sin miedo! De tres en tres, Gracia Alonso de Armiño y otra vez Agostina Burani, obligaron a las de casa a pedir tiempo muerto: Movistar Estudiantes se ponía a cuatro, 49-45 a 2:46 para acabar el tercer cuarto.

Burani se echaba al equipo a la espalda: canasta de dos y tiro libre para el 49-48. Perdieron las “women in black” la oportunidad de ponerse por delante, y eso Avenida no lo perdona: 53-48 al terminar el tercer cuarto.

Empezaban el último cuarto Carter, Espín, Nyingifa, Alonso y Burani: sin base pura, con las jugadoras más “on fire” en ese momento. Salió bien para empezar: 53-51.

Avenida seguía mandando, pero su dureza tenía castigo y se cargaban de faltas: 56-51 a falta de seis minutos. Pero quien lo paró con tiempo muerto fue Alberto Ortego: había que calmarse un poco.

Llegadas a este punto, cada fallo se castigaba, y las de casa conseguían estar por encima, aunque nunca cómodas, notando el aliento estudiantil continuamente: 63-55 a 1:44.

Un triple de Arica Carter ponía el 63-58 a falta de un minuto, aunque una protestada falta de la propia estadounidense -aunque en el tiempo que quedaba erraron tiros ambos equipos-  dejó el partido sentenciado.

Movistar Estudiantes no tendrá mucho tiempo para regodearse en esta «derrota dulce». La próxima semana de nuevo hay doble jornada, aunque esta vez con los dos partidos en casa. El Movistar Academy Magariños acogerá los partidos contra Cadí La Seu (jueves 29, 21h, Teledeporte) e IDK Euskotren (domingo 1, 12:30h). Las entradas para ambos encuentros ya están a la venta.

ESTADÍSTICAS COMPLETAS


FOTOS: Álex López / CB Avenida