LF2: «Pongo un 5 a nuestra temporada»

4 mayo 2019

Analizamos con Alberto Ortego, entrenador de Movistar Estudiantes en Liga Femenina 2, cómo ha sido el curso 2018-19 de las Women In Black. Una temporada en la que no se ha cumplido el objetivo inicial de estar en la Fase de Ascenso, pero de la que se pueden sacar algunas conclusiones positivas de cara al futuro.

LF2: «Pongo un 5 a nuestra temporada»

La temporada de Liga Femenina 2 ya ha llegado a su fin. Una temporada en la que Movistar Estudiantes se quedó a tan sólo siete puntos (el basketaverage particular con ISE CB Almería) de lograr su objetivo de entrar a la Fase de Ascenso que se disputó en Tenerife el pasado fin de semana.

Y ahora, unas pocas semanas después de aquel varapalo que supuso perder en la última jornada contra Leganés, y con la cabeza ya más reposada y el disgusto digerido, es turno de hablar con Alberto Ortego, entrenador del equipo de LF2 de Movistar Estudiantes para analizar como ha sido el curso 2018-19 de las Women In Black.

¿Cómo definirías la temporada?

Irregular, esa es la palabra que la define. Tenemos que ser sinceros y reconocer que no hemos logrado el objetivo de principio de temporada, que era estar en la Fase de Ascenso.

Es obvio que no se ha conseguido ese objetivo. ¿Eso hace que la temporada haya sido un fracaso o más bien una decepción?

Decepción… fracaso me parece demasiado. Al final el equipo ha trabajado al máximo y se ha hecho una segunda vuelta que ha sido buena. Fracaso yo lo englobo en otra categoría, como por ejemplo el no haberlo intentado y competido hasta el final, y ese no ha sido nuestro caso.

Es evidente que no hemos cumplido las expectativas y eso es una decepción, un palo duro. En resumen, compro lo de decepción pero no lo de fracaso.

El haber quedado fuera de Fase en la última jornada y con un Magariños lleno. ¿Hace que la decepción sea aún mayor?

Pues puede ser que esa sea la sensación que queda, pero al final la clasificación se gana a lo largo de 26 jornadas, y nuestro problema principal en ese sentido estuvo en nuestra mala primera vuelta.

Y luego, tras crecer en la segunda vuelta, llegamos a la última jornada con dos balas. La primera, la nuestra, no fuimos capaces de aprovecharla en un Magariños lleno, con la mejor entrada del año. Y la otra, en Almería, no digo que Clarinos salió a perder, pero tampoco salió a ganar, tal y como se demostró después en Fase. Pero eso no puede servir de excusa, que vaya por delante que la culpa de no estar en la Fase es 100% nuestra.

Cerramos ya ese capítulo negativo y nos vamos a lo positivo. ¿Con qué te quedas en ese sentido a lo largo de toda la temporada?

Si tengo que elegir una, esa sería el hito del WiZink. Aunque haya sido algo eventual y con influencia de otros factores externos, ha sido una cosa histórica a nivel del baloncesto femenino y fue realmente bonito, algo que no se va a olvidar.

¿Y a nivel deportivo?

Pues me quedo con nuestra segunda vuelta. En la primera fuimos muy irregulares, perdemos muchos partidos y hubo un momento muy duro de gestión por Navidades. Había que reconducir la situación, y no era nada fácil, pero fuimos capaces de hacerlo.

Y también me quiero quedar con la química que ha habido en el grupo. La dinámica, el trabajo día a día, la relación entre las jugadoras y el cuerpo técnico, todo ha sido muy positivo. Se ha creado un grupo de trabajo muy bueno y creo que eso es importante, especialmente para el futuro.

Intuyo entonces que no hay reproche alguno a las jugadoras

En absoluto. Ya te digo, pese a pasar momentos duros en la temporada, siempre ha habido por parte de ellas una predisposición y entrega total para trabajar y sacarlo adelante. Y el ambiente ha sido realmente bueno, así que reproche ninguno. Todas han aceptado su rol en el equipo y lo hemos dado todo, así que estoy encantado con ellas.

Entonces, ¿dónde han estado los problemas para no lograr el objetivo?

Pues es evidente que han sido varios, no se puede focalizar todo en uno concreto. Como decía antes, el principio de temporada nos costó mucho, y eso en buena medida fue porque el equipo era prácticamente nuevo…había como ocho o nueve piezas nuevas y tardamos tiempo en dar con la tecla.

Además hicimos apuestas arriesgadas en la confección de la plantilla, y no todas salieron, ya que sin ir más lejos, en Navidades se nos fue una de las bases.

Pero la llegada de Palomares, junto a pasar a Brianna al puesto de base nos ayudó a dar con la tecla. Pese a eso es evidente que hemos tenido carencias a lo largo de la temporada, aunque también es cierto que hemos logrado tener una identidad.

Parece evidente que una de esas carencias ha estado en la defensa

En ataque hemos sido el segundo mejor equipo de toda la liga, llegando a 80 puntos con relativa facilidad en varios partidos. Pero es innegable también que atrás hemos tenido problemas a lo largo de toda la temporada. Hemos intentado buscar muchas variantes y opciones, pero nos ha costado. Quizá en determinados momentos nos ha faltado el físico necesario para aguantar a los rivales.

Hemos intentado buscar soluciones, y una de ellas ha sido el de plantear partidos a muchos puntos, ya que a anotaciones cortas nos iba a costar ganarlos. Por eso nuestro planteamiento en ataque era de posesiones cortas y de muchos tiros… de hecho muchos de los partidos que hemos ganado han sido con anotación alta.

También tiene que servirnos de aprendizaje de cara a la próxima temporada, tanto en los errores en pista como en la confección de la plantilla. El equipo va a necesitar más músculo, más defensa, más poderío. Hay que buscar un equilibrio, atacar y defender bien, que eso es lo que da el éxito.

Para cerrar…¿te atreves a poner una nota a la temporada?

Teniendo en cuenta que he empezado diciendo que no hemos cumplido las expectativas, nos pondría un 5. Para mí un suspenso habría sido el quedar octavo o noveno y no haber competido, pero nos hemos quedado fuera por el basketaverage.

Y tampoco nos podemos poner una nota mayor porque el equipo estaba armado para llegar a la Fase… en la que todos coincidimos que si hubiéramos ido habríamos dado que hablar.

Iñaki González