Castigo a triple limpio (86-96)

27 abril 2019

Movistar Estudiantes aguantó a Herbalife Gran Canaria hasta que, mediado el tercer cuarto y tras tiempo muerto con 62-56, los canarios se hicieron los dueños del partido. A base de triples (19/33) doblegaron a un impotente equipo colegial que con esta derrota ante un rival directo no respira tranquilo a falta de cinco jornadas. La siguiente, este mismo miércoles de nuevo en casa (12:30h vs Unicaja).

Castigo a triple limpio (86-96)

Sin sorpresas en el cinco inicial: Cook, Brizuela, Vicedo, Caner-Medley y Whittington comenzaban el maratoniano duelo directo. Comenzaban intercambiando golpes, especialmente, desde fuera: 8-8 tras los primeros tres minutos, con dos triples por equipo.

Una antideportiva a Vicedo dio una corta ventaja al Herbalife Gran Canaria (8-12) y supuso la entrada de un intenso Adams Sola que no desentonó para nada. La intensidad de Caner-Medley y Whittington devolvió a los colegiales al partido (14-14).

Tras tiempo muerto, Clavell salió caliente: dos triples y un tiro libre en minuto y medio; más cuatro puntos de un Arteaga que recordaba al de antes de la lesión dieron ventaja a Movistar Estudiantes en el primer cuarto: 25-21.

Movía el banquillo Berrocal y empezaba el segundo con un nuevo quinteto: Hakanson, Clavell, Etou y Whittington y Arteaga como torres gemelas. Mucha intensidad, representada por el congoleño, y Clavelito que seguía caliente: 34-28.

Pero el Granca no se desenganchaba, con Wiley demostrando por qué ha sido uno de los protagonistas de la resurrección “pío pío” (38-36). Seguía jugando al ajedrez Berrocal, dosificando bien sus piezas. Cook y Lampropoulos se sumaban en anotación, el esfuerzo de Etou, por los suelos a por cada balón suelto, se llevaba el reconocimiento de la sufrida parroquia colegial: 43-36 y tiempo muerto de Pedro Martínez.

Seguía la partida: disponía el entrenador en pista a Cook, Brizuela, Sola, Caner-Medley y Whittington; pero Herbalife usó a Wiley y Tillie para empatar con un parcial de 0-7, 43-43.

Darío se hizo daño en una defensa y entró Clavell por él. Y un acrobático Nik puso el 45-43 con el que se llegó al descanso.

Sin “La Mamba Vasca”, que regresó de vestuarios con hielo en la rodilla derecha y será sometido a pruebas para conocer el alcance de la lesión este mismo sábado, la segunda parte empezaba con Clavell en su lugar en el quinteto,y era el puertorriqueño el que abría esta parte. Los canarios se encomendaron a Eriksson, 49-49, y ramireños a Omar Cook: 54-54.

En este toma y daca, el de Brooklyn era el faro de Movistar Estudiantes, asistiendo, robando y anotando: 57-56 mediado el cuarto. Se unieron a la causa Caner-Medley y Clavell, que con un triplazo tras robo puso en pie al WiZink Center: 62-56 a 4:48 para acabar este tercer cuarto. Tiempo muerto.

Y ahí acabó el partido para el Movistar Estu:  parcial visitante: 0-10, Herbalife Gran Canaria se puso por delante con 8 puntos de un viejo conocido sin piedad, Xavi Rabaseda (62-66). Y no soltó la ventaja. El tiempo muerto local llegó tras triple de Eriksson y preocupante 1-13: 63-69.

Hakanson, Clavell, Etou, Lampropoulos y Whittington fueron los jugadores que dispuso Berrocal tras tiempo para recuperar la intensidad. Aunque el sueco, con 6 puntos seguidos, respondió ofensivamente, el Herbalife se encontraba a gusto en ataque: el cuarto acabó  69-77, con Eriksson enchufadísimo.

Empezaban el periodo decisivo Cook, Hakanson, Etou, Caner-Medley y Whittington. El alero congoleño metía intensidad en defensa y el base sueco, talento en ataque para seguir creyendo: 73-77. Pero otro triple canario, este de Pasecniks, daba alas a los visitantes: 73-80.

Herbalife Gran Canaria se cargaba de faltas, pero seguía sumando de tres en tres y se iba de 10 a falta de 6:30: 73-83. Rabaseda estaba en todas. Otro triple de un hasta entonces inédito Hannah, el 18º de los amarillos: 74-86. Problemas a 5:36 para el final.

No encontraba el revulsivo Movistar Estudiantes, mientras que Herbalife Gran Canaria no dejaba de enchufar: otro triple de Eriksson: 78-91 a falta de 3 minutos y medio.

Buscaba el milagro el Movistar Estu, triple de Clavell, pero era demasiado tarde. El intercambio de puntos no servía. Al final, los visitantes supieron gestionar con calma la ventaja y meter en serios problemas al conjunto colegial: 19ª derrota de la temporada, encima ante un rival directo, 86-96.

Ahora, quedan tres días para levantarse y darle la vuelta a la situación: el miércoles 1 de mayo, día del trabajo, tendrá que trabajar mucho Movistar Estudiantes para reencontrarse con la victoria ante Unicaja frente a su gente, que obviamente mostró su enfado al final del encuentro.

ESTADÍSTICAS COMPLETAS