No sonó héroes del domingo (76-78)

24 noviembre 2019

Si el grupo burgalés La M.O.D.A. , que llenó el WiZink Center la noche antes, canta a «los héroes del sábado», Movistar Estudiantes quiso hacerlo a los héroes del domingo en un Palacio que otra vez presentó más de 10.000 personas y un ambientazo espectacular. Darío Brizuela tuvo tiro para forzar la prórroga pero se salió de dentro; y el soniquete que se quedó tras la cuarta derrota seguida fue el de «si les hieren hoy, si les hacen daño… van a intentarlo una vez más».

No sonó héroes del domingo (76-78)
Si les hieren hoy, si les hacen daño… van a intentarlo una vez más. Tras tres derrotas consecutivas, Movistar Estudiantes quería reencontrase con la victoria. Para ello, Dzikic disponía de inicio a Pressey, Brizuela, Vicedo, Kadji y Arteaga, ante 10.600 espectadores.

Empezaron mandando los visitantes: 2-7 tras cuatro minutos. El coach lo paró. No fluía el ataque, había que observar con perspectiva para ganar claridad . Con 2-10, dio entrada a Palacios y Dangubic, y el colombiano asumía galones con seis puntos consecutivos: 8-14. Acabó el cuarto 10-17 con cinco jugadores diferentes a los que empezaron: Arroyo, Scrubb, Danga, Dukan y Palacios.

Los mismos que empezaron el segundo. ¡Y cómo empezaron! Con un plus de energía, aprovechando las faltas antideportivas del San Pablo, pusieron el 17-17 en tres minutos. Un triple de Dukan daba la primera (y efímera) ventaja a Movistar Estudiantes, parcial de 10-2: 20-19.

Imposible ser neutral sobre un tren en movimiento. El partido estaba tan igualado y bonito en la cancha como en la grada, donde a la fiel afición colegial le hacían competencia unos 800 aficionados burgaleses. 25-25 a 3:30 para el descanso. Devolvía el parcial el Miraflores: 28-35 al terminar este segundo cuarto.

Como en una canción, podemos repetir estrofa. «Si les hieren hoy, si les hacen daño… van a intentarlo una vez más» Mismo quinteto inicial, de nuevo San Pablo Burgos se siente más a gusto, otra vez el banquillo vuelve a meter a Movistar Estudiantes en el encuentro:  del 28-39 al 41-43.

¿Dónde están los que pueden parar el mundo sólo con mirar? Esos jugadores que deciden partidos, que asumen galones. Benite lo quería ser en los visitantes. Palacios y Pressey en los locales. 47-48. Concluía el tercer cuarto con «buzzer beater» de Scrubb que servía para ganarlo (24-23) pero no para irse por delante: 52-58.

Un triple de Scrubb y un 2+1 de Dukan ponían de nuevo a tiro a Movistar Estudiantes (58-60), pero una inoportuna falta técnica daba aire al San Pablo Burgos (58-64, 7:26) y un triple de Barrera les ponía +9.

No te olvides de donde vienes, no te olvides de donde vienes. Cantera y pundonor para intentar  la remontada: triple de Brizuela. Taponazo de Palacios. Brizuela la pone para el mate de Dangubic, que reboteaba en ambas pinturas con su gadgetobrazo: 63-67.

Aunque Movistar Estudiantes empujaba, Brizuela mediante, San Pablo Burgos seguía llevando la iniciativa. Un triple de Benite, que quería ser el héroe del domingo, convirtió temporalmente el WiZink Center en el Coliseum: 66-75 a falta de tres minutos.

El niño crecerá y entenderá lo que su padre ignora. Cinco puntos consecutivos de Darío Brizuela mantenían al Movistar Estu con vida: 71-75.

Phil Pressey, de tres, puso el 73-76. Dukan falló la siguiente a 50 segundos. ¡Cómo rugía el Palacio! Erraba Burgos bajo el aro, rebote colegial y de nuevo Pressey quería ser el héroe del domingo: entró con todo, recibió la falta y tenía dos tiros libres a falta de 24 segundos.

Pero erró ambos y el rebote fue para el San Pablo. Falta rápida. Solo mete uno McFadden, rebote colegial, falla al primer intento Dangubic pero en el rebote anotó Pressey de tres. Quedaban 5.3 segundos y el marcador era 76-77.

Falta rápida, 4.3 segundos, con su consiguiente revisión de instant replay por si era antideportiva. Imposible ser neutral sobre un tren en movimiento. Clark solo anotó uno de los tiros libres y Palacios se llevó el rebote. Tiempo muerto.

Brizuela rompió cinturas. Tuvo tiro para la prórroga. Podía haber sido el héroe del domingo. Pero el tiro, una de sus bombas marca de la casa, de las que siempre entran… se salió de dentro. 76-78. Estas calles son distintas, de aquí no se va el invierno.

Pero la canción acaba como empezó:Si les hieren hoy, si les hacen daño… van a intentarlo una vez más. El domingo que viene en Sevilla, nueva oportunidad.