Llámanos: (+34) 91 562 40 22
WhatsApp: (+34) 91 745 88 50
Escríbenos: info@clubestudiantes.com

ESPAÑA APLASTA A PANAMÁ

20 agosto 2006

La selección centroamericana fue un juguete en manos del equipo español, tremendamente superior desde el primer minuto. Pau, Rudy y Berni Rodríguez, los mejores.

ESPAÑA APLASTA A PANAMÁ

Sin contemplaciones, sin despeinarse. Como un equipo de otra división, inmensamente superior a su rival. Enfrente estaba una buena plantilla, pero España la destrozó con un enorme potencial: buena defensa y afinadísimo ataque para multiplicar la diferencia a una velocidad de crucero.

12 de renta al final del primer cuarto, 20 al descanso, 32 al final del tercer cuarto y 40 a unos minutos del final. Un paseo para los de Pepu Hernández, únicamente lastrados y preocupados por una lesión de Juan Carlos Navarro, no demasiado preocupante a ojos del doctor español pero que privó al equipo de su servicio en la segunda mitad.

No fue realmente necesario; en absoluto. España ya tenía el partido en el bolsillo y, por si acaso, siguió aumentando la renta hasta doblarla y alcanzar un máximo de 443 puntos de renta con el resultado final. Cada jugador era importante, todos anotaron y hubo espacio para el lucimiento. Por ejemplo, de Pau Gasol, autor de 26 puntos y 10 rebotes, o de los suplentes Rudy Fernández (21) y Berni Rodríguez (15), que no hicieron perceptible la ausencia de Navarro.

España domina desde los primeros segundos

Apenas fueron necesarios unos segundos para confirmar que España es infinitamente superior a Panamá. Mientras los centroamericanos no tenían ideas claras en ataque y no encontraban el aro más que con rebotes ofensivos, el equipo español daba el balón a su extraordinaria dupla interior, Pau Gasol y Jorge Garbajosa, que causaban estragos con sus múltiples recursos: 2-9 en tres minutos. Y Navarro se unía a la fiesta con otro triple, 2-12.

En Panamá nadie parecía defender; el equipo tenía pinta de juguete en manos españolas y el choque amenazaba con romperse demasiado pronto, sin oportunidad para que los de Pepu Hernández ensayasen un partido relativamente duro antes del trascendental choque del lunes frente a Alemania. Tal era la superioridad que Navarro incluso se permitió un mate (justito, eso sí) en un contraataque; un ‘rara avis’ en el amplio repertorio ofensivo de “La Bomba”. En el minuto seis, con 6-18, Pepu empezó a dar entrada a hombres de banquillo, adelantando la rotación y el descanso de titulares… quizá pensando en Alemania. Con esas se llegó al final del primer cuarto con 11-23; una cómoda renta.

La diferencia se multiplica

Cinco puntos seguidos de Alex Mumbrú dispararon un poquito más a España: 11-28, m.12. Por si fuera poco, el seleccionador devolvió a pista a Pau Gasol, autor de cuatro puntos consecutivos para poner el electrónico en 18-34. El festival era total: puntos del de Sant Boi, de Navarro, de Garbajosa, de quien fuese… y 27-47 al intermedio. Partido totalmente decidido.

Navarro, baja, y España multiplica su diferencia

El mayor problema saltó al intermedio: Juan Carlos Navarro sufrió una pequeña lesión que aconsejó su descanso en la segunda mitad y le mantuvo dolorido en el banquillo. En principio, nada grave… pero la alarma saltó en Hiroshima. Una vez superado el ‘susto’, España recuperó su buen juego con Rudy Fernández supliendo perfectamente a “La Bomba”, e hizo añicos la débil defensa zonal que probó el equipo centroamericano. El partido era un paseo para el equipo español, que seguía maniatando a su rival: alley-oop de Gasol, canastas rápidas, triples… 38-70 a 11 minutos del final.

Seis puntos seguidos de Panamá frenaron el vendaval, pero el partido era de España sin resquicio a la duda: el equipo hacía lo que quería, cuando apretaba aumentaba la ventaja, cuando bajaba un poco la intensidad, el rival lograba afianzarse por debajo de la treintena de puntos. El último cuarto era sólo para la galería, para preparar el decisivo duelo contra Alemania, pero dejó acciones espectaculares y el brillo de una España totalmente superior y que acabó venciendo por 57-101.