Sin perdón (67-85)

8 diciembre 2019

A falta de seis minutos la cosa estaba en 3 puntos, 63-66. Y hasta ahí aguantó un peleón Movistar Estudiantes ante Casademont Zaragoza. Muy castigados por las faltas de los interiores, el dominio visitante en el rebote y el poco acierto exterior… demasiadas ventajas para que el equipo revelación de la temporada las perdonase.

Sin perdón (67-85)

Los «Philes» (Pressey y Scrubb) junto a Vicedo, Kadji y Palacios eran el primer quinteto del Movistar Estudiantes «post Brizuela». Y salieron como pide siempre Dzikic, metidos en el partido, en ataque y defensa: 12-8 mediado el primer cuarto.

Para no rebajar intensidad, cambió casi todo el quinteto para los últimos tres minutos, con 12-12: entraron prácticamente seguidos Douglas, el joven Giedraitis, Dangubic, Dukan y Arteaga.

Pero la defensa en zona de Casademont Zaragoza se atragantó al Movistar Estu, y los maños sumaron un parcial de 0-11: 12-19. El primer cuarto terminó 15-19 tras triple de Toney Douglas. 

No dejaba Movistar Estudiantes que el tercer clasificado se fuera en el arranque del segundo cuarto: Douglas y Arteaga ponían el 19-21, ante un público muy metido y consciente de que los suyos lo estaban dando todo.

Intensidad. Concentración. Seguía mandando Casademont Zaragoza, pero sin sensación alguna de dominio. Volvía el quinteto inicial con 24-26. Triplazo de Scrubb para el 27-28. Contraataque y tiros libres para Palacios: 28-28.

Pero, al descanso, los de Fisac habían logrado abrir una pequeña brecha aprovechando su superioridad en el rebote y que hasta los últimos segundos solo habían cometido dos faltas en este cuarto: 30-37.

Douglas por Pressey, cambio con respecto al quinteto inicial para empezar la segunda mitad, en la que el Casademont salió más acertado: 32-43 tras dos minutos.

Momento para el «fresh prince» Douglas: triple sin pensárselo. Asistencia al capi Vicedo. 41-44 y tiempo muerto zaragozano. Apretaba el Palacio, y anotaba Palacios: 43-44.

No permitía Casademont Zaragoza remontar al Movistar Estu, pero estos tampoco dejaban irse a los rojillos: 45-48. Cuarta personal de Kadji.

«Zaragoza nunca se rinde», y el Ramiro, tampoco. Pressey robaba bajo la canasta maña y ponía a Arteaga para el mate: 50-50. El partido se puso bonito. De tres Scrubb, 53-53. Arteaga a la media vuelta 55-55…

…y la falta en ataque y técnica a Arteaga por protestar con ironía dejó al conquense fuera y permitió al Casademont Zaragoza entrar al último cuarto por delante: 55-61. 

Empezaba Movistar Estu ese último periodo con dos bases, Pressey y Douglas, y reservando a Kadji. La ventaja seguía siendo embutidera (58-64, 8:24), pero unos peleones Pressey y Palacios no les dejaban despegarse: 63-66, 6:20.

Alocén ponía el ¿mágico? punto 69 para los visitantes (63-69) a 5:50 para acabar. Dzikic lo paró, dispuesto a romper esa maldición. ¡Estamos para maldiciones!

Pero Movistar Estudiantes perdonaba, y Casademont Zaragoza sabía aprovecharlo: a falta de 4 minutos ponían el +12, 63-75. Tiempo muerto, claro.

Lo intentaban los colegiales, pero no había manera: la pólvora duró hasta aquí. Quizá el 67-85 final fuera demasiado castigo, pero ante un equipo como este Casademont Zaragoza cualquier duda se castiga así.

La próxima semana, Movistar Estudiantes visita el domingo por la tarde al Valencia Basket. Un rival Euroliga no parece el mejor para empezar la remontada pero… ¿cuándo si no?